×

Search form

En una playa en la frontera entre Estados Unidos y México en Tijuana, México, un muro fronterizo se extiende hacia el océano.
Los solicitantes de asilo

¿Qué está pasando en la frontera sur de Estados Unidos?

Photo: Tomás Castelazo/Wikimedia Commons

La violencia, el cambio climático, el aumento de la pobreza y el COVID-19 están forzando a miles de personas a huir de sus hogares, muchas provenientes del norte de Centroamérica y de otras regiones en crisis. Muchos, incluyendo niños no acompañados, han emprendido un peligroso viaje a la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo. 

Solicitar asilo es legal tanto ante la ley nacional como la internacional, incluso durante la pandemia. Las personas que llegan a la frontera de EE.UU. tienen el derecho a solicitar asilo sin ser criminalizadas, regresadas al peligro o ser separadas de sus familias.

Descubre qué está pasando, qué puede hacer el presidente Joe Biden para ayudar y cómo puedes ayudar a las familias que están buscando su seguridad.  

Read this article in English

Angelina, una solicitante de asilo de Guatemala, se sienta en un sofá rojo con los brazos alrededor de su hijo en un Centro de Bienvenida del IRC en Arizona.

«Vivíamos una vida pacífica», dijo Angelina, de 38 años, quien huyó de Guatemala con sus tres hijos. «Entonces, cuando mataron a mi hermano (los pandilleros), fue que todo cambió. A veces, cada dos cuadras encontrabas un cuerpo. Decidí huir a causa de esa situación y también para darle a mis hijos una mejor vida».

Photo: Andrew Oberstadt/IRC

¿Quiénes están cruzando la frontera entre EE.UU. y México?

Muchas de las personas que intentan cruzar la frontera entre EE.UU. y México son solicitantes de asilo que no tienen más remedio que huir de sus hogares. Muchas son mujeres intentando escapar de la violencia de género, personas LGBTQ+ que huyen de la persecución y también familias y niños que buscan protección contra la violencia generada por las pandillas. 

La mayoría viene de México y de países del norte de Centroamérica como Guatemala, Honduras y El Salvador. Los solicitantes de asilo también huyen de la violencia y la persecución en países como Venezuela, Cuba, Brasil, India, Haití y algunos países africanos, como Eritrea, Ghana, Etiopía y Camerún.

Obtén más información sobre cómo funciona el sistema de asilo (En inglés).

¿Por qué las personas huyen de Centroamérica? 

Las personas se están enfrentando a un empeoramiento de las condiciones en una región que durante años ha sufrido de pobreza extrema y algunas de las tasas de homicidio más altas del mundo fuera de las zonas de guerra.

En los últimos meses del 2020, CuéntaNos, plataforma que forma parte de la Plataforma de Información Global para Refugiados y Migrantes ideado por el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés), vio un aumento del 1.500 % en las preguntas de los centroamericanos sobre inmigración.

¿Por qué sucede esto? Primero, el impacto económico causado por la pandemia de COVID-19 ha empeorado las condiciones en la región, con un estimado de 45,4 millones de personas forzadas a la pobreza solo en el 2020. Las comunidades con dificultades enfrentaron otro golpe en noviembre cuando los huracanes Eta e Iota azotaron con solo tres semanas de diferencia, dejando a 3,4 millones de personas con necesidad urgente de asistencia.

La violencia de género también es dominante en la región. Las solicitudes de información sobre protección y servicios para la mujer se duplicaron en CuéntaNos de octubre a noviembre del año pasado. Las mujeres y niñas que buscan seguridad viven atrapadas en refugios que están llenos más allá de su capacidad, junto a familias que perdieron sus hogares por los huracanes. La privacidad es limitada en estos refugios y los informes de violencia sexual van en aumento.

Todas estas condiciones están agravando la violencia que ya venía invadiendo la región. 

«En El Salvador, no sabes si llegarás vivo a casa al final del día», dijo al IRC Valentina, una refugiada reasentada en Dallas, Texas.

Valentina, una refugiada de El Salvador, se encuentra en un puente en Dallas, TX, y mira hacia el agua.

«En El Salvador, no sabes si llegarás vivo a casa al final del día», dijo al IRC Valentina, una refugiada reasentada en Dallas, Texas.

Photo: Andrew Oberstadt/IRC

¿Por qué hay un problema con los niños no acompañados que cruzan la frontera?

Al igual que otros solicitantes de asilo, los niños no acompañados cruzan la frontera para escapar de la violencia y la persecución.

El crecimiento de la crisis está obligando a las familias a tomar decisiones imposibles y a enviar a adolescentes, o incluso a niños pequeños, en un viaje atestado de sus propios peligros, incluida la trata de personas. Muchos de estos niños están tratando de reunirse con sus padres u otros tutores legales que ya viven en los EE.UU.

Al igual que otros solicitantes de asilo, los niños no acompañados cruzan la frontera para escapar de la violencia y la persecución.

Con la llegada de más de 500 niños no acompañados a los EE.UU. cada día, y solo 500 camas de refugio disponibles, la administración de Biden está luchando para proporcionar una vivienda segura o para entregar los niños rápidamente a miembros de su familia u otros adultos que pueden actuar como patrocinadores y asumir la responsabilidad de su cuidado.

También hay una gran acumulación de casos de asilo de niños no acompañados: más de la mitad de los niños que han cruzado la frontera de EE.UU. desde el 2014 (casi 300.000) todavía tienen casos pendientes.

Un primer plano de un padre y su hijo tomados de la mano en un centro de bienvenida del IRC para solicitantes de asilo en Arizona.

Los niños que cruzan la frontera sin acompañantes fueron enviados por sus familias, quienes tuvieron que tomar una decisión imposible entre un viaje arriesgado a EE.UU. y la intensificación de la violencia de pandillas en su país de origen.

Photo: Foto: Andrew Oberstadt/IRC

¿Es legal buscar asilo durante la pandemia de COVID-19?

Solicitar asilo siempre es legal, tanto ante la ley nacional como la internacional, incluso durante la pandemia. 

Los epidemiólogos y otros expertos en salud pública han dejado claro que los solicitantes de asilo y sus hijos pueden ser procesados ​​de manera segura en la frontera utilizando medidas de salud pública. Rechazar a los solicitantes de asilo no solo es una violación a las leyes de los EE.UU., sino que también envía a las personas, incluidas las familias con niños, de regreso a lugares donde enfrentan persecución y amenazas a sus vidas. 

¿Hay más personas intentando cruzar la frontera sur de EE.UU. bajo la Administración de Biden?

La Patrulla Fronteriza de los EE.UU. encontró más de 180.000 migrantes que intentaban cruzar la frontera en mayo, frente a los 100.000 justo antes de marzo.  Es fundamental poner estos números en perspectiva: 1,7 millones de personas intentaron cruzar a través de puertos de entrada (pasos fronterizos oficiales) en 2000, por ejemplo.

Lincy Sopall se sienta en un escritorio sosteniendo un lápiz y mirando una hoja de papel. Sus suministros para su estudio de diseño de moda están detrás de ella.

Lincy Sopall, una mujer transgénero que enfrentó abusos y persecución en Honduras, recibió asilo en los EE.UU. en 2018 y trabaja como diseñadora de moda. Ella dice lo siguiente de su decisión de huir: "Solo tenía dos opciones: salir de Honduras y vivir o quedarme y morir".

Photo: Andrew Oberstadt/IRC

¿Por qué ahora más personas solicitan asilo?

El acrecentamiento de la crisis en Centroamérica es la razón clave por la que más personas buscan asilo.

La Administración de Trump prohibió la entrada injusta e inhumanamente a los solicitantes de asilo al promover políticas como la separación familiar, las cuales a menudo eran condenadas por los estadounidenses.

La política estadounidense también juega un papel: antes de dejar el cargo, la Administración de Trump prohibió la entrada injusta e inhumanamente a los solicitantes de asilo al promover políticas como la separación familiar, las cuales a menudo eran condenadas por los estadounidenses. 

La Administración de Biden enfrenta el desafío de deshacer las desastrosas decisiones de la Administración de Trump. Por ejemplo, los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés) conocidos popularmente como la política de "Quédate en México", obligaron a los solicitantes de asilo a presentar su caso desde México en lugar de hacerlo dentro de los EE.UU. y pusieron en peligro a decenas de miles de personas. La nueva administración ha comenzado a permitir que las personas rechazadas injustamente por MPP ingresen y soliciten asilo en los EE. UU.

Alma, una solicitante de asilo de Guatemala, con su hija pequeña en un refugio apoyado por el IRC en México. Ella sostiene a su hija mientras se seca la ropa cerca de ellos.

Alma, una solicitante de asilo de Guatemala, con su hija en un refugio apoyado por el IRC en México. Aunque las comunidades locales han hecho valientes esfuerzos para dar la bienvenida a los solicitantes de asilo rechazados, los recursos son escasos y las familias que ya eran vulnerables se encuentran en peligro.

Photo: Hope Arcuri/IRC

¿Se está permitiendo la entrada a EE.UU. a la mayoría de los solicitantes de asilo?

La Administración de Trump utilizó el COVID-19 como justificación para rechazar o expulsar inmediatamente a los solicitantes de asilo. Esta política, activada bajo el Título 42 del código de salud pública, se mantiene vigente hoy, lo que significa que la mayoría de los solicitantes de asilo aún son rechazados rápidamente. Las excepciones son los niños no acompañados, algunas familias y aquellos afectados por la política de "Quédate en México".

El IRC pide a la Administración de Biden que ponga fin a este uso del Título 42. Al implementar mejores prácticas de salud pública, EE.UU. puede proteger tanto la salud pública como los derechos de los solicitantes de asilo.

EE.UU. puede proteger tanto la salud pública como los derechos de los solicitantes de asilo.

¿Qué debería hacer la Administración de Biden para ayudar a los niños no acompañados y a otros solicitantes de asilo?

EE.UU. tiene los recursos y la capacidad para tratar a los solicitantes de asilo con dignidad. Esto es lo que debería hacer la nueva administración:

  • Ampliar urgentemente las asociaciones con organizaciones humanitarias en ambos lados de la frontera que puedan satisfacer las necesidades de los solicitantes de asilo.
  • Detener el uso del Título 42 para rechazar a los solicitantes de asilo.
  • Enviar más ayuda humanitaria a Centroamérica, para abordar la crisis desde su raíz, así como para proteger y satisfacer las necesidades básicas de las personas que emprenden el peligroso viaje a los EE. UU.
  • Poner fin a los arrestos y deportaciones del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) durante la pandemia de coronavirus. Las personas detenidas corren un mayor riesgo de contraer COVID-19 en un sistema reconocido por sus condiciones inhumanas y una atención médica lamentablemente insuficiente, mientras que las deportaciones propagan aún más el COVID-19. Además, debido al racismo sistémico y la discriminación racial desenfrenada, los inmigrantes negros corren un riesgo desproporcionado de ser detenidos y deportados por ICE. El Título 42 se ha utilizado para expulsar a los refugiados negros de regreso a los países de los que huyeron o a peligrosas regiones de México.

Obtén más información sobre cómo la Administración de Biden puede crear un sistema de asilo humano (En inglés).

¿Qué está haciendo el IRC para ayudar?

El IRC (Comité Internacional de Rescate) provee apoyo fundamental a los solicitantes de asilo en ambos lados de la frontera entre EE.UU. y México y en el norte de Centroamérica.

Una pancarta en español que promueve la prevención del COVID-19, colgada de una barandilla en el segundo piso de un antiguo motel que funciona como un "hotel de triaje" respaldado por el IRC en México.
En la primavera de 2020, el IRC estableció un "hotel de triaje" en México donde los solicitantes de asilo pueden ser examinados para detectar el COVID-19 y pueden ponerse en cuarentena antes de mudarse a los refugios. Photo: Edith Tapia/IRC

En los EE.UU. facilitamos comidas calientes, ropa, refugio de transición y coordinación de traslados a los solicitantes de asilo que han sido puestos en libertad después de su arresto. También estamos trabajando con socios humanitarios para responder a las necesidades urgentes de los solicitantes de asilo y brindar asistencia legal gratuita a los migrantes que se enfrentan a una deportación.

En México, el IRC apoya algunos programas que ayudan a mujeres y niñas que han sufrido violencia. También trabajamos con socios locales para lanzar una campaña de concientización de salud pública sobre el COVID-19 y, en la primavera de 2020, establecimos un "hotel de triaje" donde los solicitantes de asilo pueden ser examinados para detectar el COVID-19 y pueden ponerse en cuarentena antes de mudarse a los refugios. Además, nuestra plataforma InfoDigna, similar a CuéntaNos, proporciona a los migrantes y locales información precisa y actualizada.

En Centroamérica, el IRC está trabajando con una red de 280 socios para ayudar a las víctimas de los huracanes de noviembre, apoyar a mujeres y niñas que enfrentan violencia de género y brindar información confiable a través de CuéntaNos.

¿Cómo puedo ayudar a los niños no acompañados y a otros solicitantes de asilo?

Haz un donativo para ayudar al IRC a brindar ayuda fundamental a refugiados y solicitantes de asilo en todo el mundo.

Pide a la Administración de Biden y al Congreso que repare este sistema de asilo deteriorado, reúna a las familias y se asegure de que el país nunca más le dé la espalda a las personas que buscan seguridad.

Comparte este artículo con tus amigos y familiares en Facebook o Twitter para recordarles que solicitar asilo es un derecho.